Energía Solar - Descubriendo la Física
decorativo

Energía Solar

De Descubriendo la Física

Saltar a: navegación, buscar

Durante el presente año, el Sol arrojará sobre la Tierra mucha más energía que la que vamos a consumir. No sería racional no intentar aprovechar, por todos los medios técnicamente posibles, esta fuente energética gratuita y limpia.

Es preciso, no obstante, señalar que existen algunos problemas que debemos afrontar y superar para poder utilizar este recurso energético de manera eficiente, por lo que es de vital importancia proseguir con el desarrollo de tecnología para captar, acumular y distribuir la energía solar.


Energía Solar Térmica

Las aplicaciones más extendidas son la generación de agua caliente para hogares, piscinas, hospitales, hoteles y procesos industriales, y la calefacción, empleos en los que se requiere calor a bajas temperaturas.

También, y aunque pueda parecer extraño, otra de las más prometedoras aplicaciones sería la refrigeración durante las épocas cálidas. En efecto, para obtener frío hace falta disponer de una fuente cálida, la cual puede perfectamente tener su origen en colectores solares. En los países árabes ya funcionan acondicionadores de aire que utilizan eficazmente la energía solar.

Muchas de las centrales eléctricas funcionan en base a motores de combustión que impulsan generadores eléctricos. Sería posible en un futuro remplazar esos motores (que consumen recursos no renovables y cuyos residuos contribuyen al efecto invernadero) por máquinas térmicas solares.

Ver Motor de Stirling

Energía Solar Fotovoltaica

Algunas células solares funcionan en base a una plaqueta delgada de silicio monocristalino, que ha sido tratada para poder convertir la luz del sol en corriente eléctrica.

Panel1.jpg La producción de electricidad a partir de células fotovoltaicas cuatro veces más cara que la obtenida en centrales de carbón, sin embargo el empleo de células fotovoltaicas para producir electricidad en lugares alejados de las redes de distribución compite con las alternativas existentes, como por ejemplo generadores eléctricos a partir de combustibles deriados del petróleo. La superficie ocupada no plantea problemas. Un país como España podría resolver todas sus necesidades de electricidad con apenas 900 km2 cubierta de celdas, el 0,2% de su territorio. Todas las necesidades energéticas mundiales se podrían cubrir ocupando sólo unos 300.000 km2 con células fotovoltaicas. Por lo que se refiere al almacenamiento, la producción de hidrógeno por electrólisis y su posterior empleo para producir electricidad u otros usos, puede ser una óptima solución. (ver sección de Hidrogeno.)


Las células solares, dispuestas en paneles solares, ya producían electricidad en los primeros satélites espaciales. Actualmente se perfilan como la solución definitiva al problema de la electrificación rural, con clara ventaja sobre otras alternativas, pues, al carecer los paneles de partes móviles, resultan totalmente inalterables al paso del tiempo, no contaminan ni producen ningún ruido en absoluto, no consumen combustible y no necesitan mantenimiento.

La electricidad que así se obtiene puede usarse de manera directa o bien ser almacenada en acumuladores para usarse en las horas nocturnas.

Energía Solar para calefacción


Estadisticas gratis